EL MILAGRO DE LA VIDA

IMG_0279

– I –

Inspiró intensamente: su vida había cambiado para siempre. Subió las escaleras con estrépito, atravesó las puertas abatibles y fue a parar a la sala de partos.

Ella lo miró con una leve sonrisa, aunque sus ojos sonreían hasta el extremo. Bajo una luz intensa, movía su cuerpecillo un ser diminuto. Al verlo, todo su cuerpo se estremeció, se quedó paralizado por un instante, reaccionó, se acercó a ella para besarla, le sonrió, miró hacia el bebé, volvió a mirarla a ella, y se acercó lentamente hacia esa nueva vida proclamada.

– II –

Viene del médico: malas noticias. ¿Un mes? ¿Dos? Inspira lentamente: su vida ha cambiado para siempre. Pasea, con las manos a su espalda, mirando sin mirar a ninguna parte. No oye el ruído de la calle, el rugir de motores y bocinas, las voces de aquellos con los que se cruza. Sólo piensa, recordando la primera vez que vio a su hijo, bajo una luz intensa: qué hermoso es el milagro de la vida.

Corona, 6/4/2009


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s