EN DOMINGO

En los veranos calurosos de la ciudad, me gusta pasear cerca del río. Yack me acompaña siempre en mis paseos, apenas amanecido el día del domingo, durante varias horas.

Luego compro la prensa y me siento en la pequeña cafetería de la esquina a tomar un café bien cargado. El sol se va haciendo cada vez más poderoso, comienza su periplo hasta alcanzar lo más alto en el cielo.

Para entonces, las calles se han llenado de gente. De familias, coches que deambulan en todas direcciones, sonidos. El bar se ha vuelto bullicioso y yo, decido levantarme e irme.

Vuelvo a casa, enciendo el ordenador y me pongo cómodo. Hasta el mediodía trabajo en mi blog personal, comentando la actualidad económica, política, social; contesto mails, me pongo manos a la obra con el diseño de alguna web.

El almuerzo lo hago liviano y luego me tumbo a dormir la siesta.

A veces, los domingos, me voy de ruta. A la sierra. A ver el mar. A disfrutar de alguna exposición o feria. Pero esto lo hago más en invierno porque en verano el calor puede conmigo, me amedrenta, prefiriendo el frescor del hogar.

Cuando anochece, comprendo que se va acabando el dia y que, unas horas de sueño me llevarán a la rutina de otra semana.

Corona

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s