El reencuentro

Recorrí tus calles en silencio

a oscuras, en mi interior.

Confundí farolas con estrellas.

Respiré la fría noche

cerrando largamente mis ojos.

Se me antojó que estaba en otra parte.

Escuché cada uno de mis pasos

cada latido.

Sentí al fin  una presencia.

Seguía viva

y sólo eso me importó entonces.

Ahora me importas tu, que estés conmigo.

3/1/2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s