Una silueta contra el sol


Había una vez una figura. Decían que era un ser transparente, una sombra, una luz. Algunos afortunados que la habían percibido, decían que se parecía al contorno de una mujer y que sus mentes, sorprendentemente, tenían ráfagas de lucidez al verla.

Se le había visto en el azul del cielo, en la espuma del mar más embravecido, en la calidez de un domingo de invierno soleado, en el olor de las florecillas silvestres, en el sonido cascabelero del viento cuando baila con las hojas de los árboles…

A algunos les parecía decidida, ecologista, con deseos de vivir intensamente. Enigmática, con picos de super ego o poca estima. Inteligente, ansiosa por todo tipo de conocimiento, formal pero con algún desfase… Familiar a tope (pero independiente). La percibían paseandera y extremadamente curiosa. Legal y leal.

Quienes la conocían sabían que era sensible, tímida, luchadora… que se agarraba a la vida con todas sus fuerzas para poder soportar su crudeza, con la esperanza de vivirla intensamente. Quería probarlo todo, vivirlo todo, tocarlo todo…. VOLAR!. Perfeccionista al máximo y exigente consigo misma, no se reconocía para nada inteligente.

Una silueta contra el sol: habían percibido su pelo, su contextura, su sonrisa.

El ser transparente era, ciertamente, transparente. No le gustaba para nada la falsedad; siempre iba con la verdad por delante, y la expresaba sin tapujos. Y como no le gustaba que le contaran “cuentos”, se reveló. Eso hizo que se desataran los más tremendos vientos que, a gran velocidad, se debatían unos contra otros, chocando violentamente, provocando un estruendo de tormentas insoportable.

Lo genial es que, además, al ser transparente le encantaba el buen humor, la ingeniosidad, la positividad transmitida, y la risa, sobre todo la risa, intensa, no fingida, fresca. Esa risa auténtica que pone los ojos brillantes, llenos de vida. Medicina para el dolor más intenso.

Pero como los seres humanos somos torpes para imaginar, y nos impacientamos con mucha facilidad, alguien tuvo una imperiosa necesidad de conocer. Ante la delicada situación, el ser transparente, la silueta contra el sol, se desveló mostrándose tal cual era. Se sentía un poco asustada por enseñar su desnudez pues temía la reacción que ello provocaría. ¿Para qué?, se preguntaba. Soy transparente y ello debería ser suficiente. Los humanos son absolutamente exigentes y curiosos; no se conforman con conocerte profundamente. Necesitan ver, tocar, oler, oir, saborear…

Y, sorprendentemente, el efecto fue mágico. Quien la vio, pasó de imaginarla a soñarla, lo cual le resultó completamente delicioso al ser transparente.

Aún así, algunos seres humanos tienen una fantasía desbordante, afortunadamente. Y el ser percibido en su corporeidad quiso saber cuales eran las fantasías de quien le había pedido conocerle:

– La fantasía es la ilusión de los sentidos, le dijo el ser humano al ser transparente. Me ilusiona encontrarme con gente que quiero, fantaseo con poder decirles que nos encontremos en algún lugar exótico del mundo a una hora determinada. Fantaseo con tener capacidad de llevar a volar a amigos. Fantaseo con descubrir súbitamente una joya en mi mano y que se desvanezca después de verla. Que me rasquen la espalda. Apasionarme en compañía de un buen orador de historias. Que el viento me traiga una suave canción. No sé, vivir; solo vivir…

El ser transparente se estremeció: ¡ahora vivía entre la imaginación y la realidad! Prueba a aderezar la realidad con una pizca de imaginación; merece la pena. Así, la silueta contra el sol, se pasó tooooda una noche recibiendo besos imaginados, cual hermosas y fragantes flores de mil colores. Y se convirtió en un jardín.

Desde entonces, el ser transparente, la silueta contra el sol, el jardín, imagina, sueña, con recibir algún día un beso del ser humano, que se grabe en su piel, pues dicen que esos besos perduran, algunos por siempre.

A mi amigo Seba (él sabe porqué).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s