Perdida pasión

– II –

Bajó del tren. En cuanto la vi supe que era ella. Su cuerpo,  esbelto y su rostro, aún más bello que en las fotos. Estaba buscándome con la mirada. Me descubrió desde lejos y me regaló una deslumbrante sonrisa, saludando con la mano casi de forma cómica. Se acercó a mi de manera decidida. Andaba con elegancia, provocativa, con naturalidad, subida en unos enormes tacones que la hacían aún más alta.

Cuando me alcanzó nos fundimos en un abrazo. Sentí su fragancia penetrando por todos mis poros y sus hermosos y duros pechos clavándose en mi cuerpo.

Pasamos todo el fin de semana juntos. Copas, paseos, charlas, risas, comidas, música… y amor.

– III –

Ya hace casi un año que no he vuelto a verla. Cada noche sueño con volver a tenerla entre mis brazos…

Imagen en rafaelcastillejo.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s